Facebook dice que llegó la hora del ‘Internet del dinero’

18 Junio 2019

Los planes de Facebook para entrar al mundo de las monedas virtuales y el blockchain se concretaron ayer con el anuncio oficial de Libra, la criptomoneda de la compañía con la que la firma de Menlo Park espera “reinventar el dinero”, en palabras de su CEO, Mark Zuckerberg.

Su llegada ha dado un nuevo aire al sector, con valorizaciones de divisas como el bitcóin, el Ether, el LiteCoin, entre otros. La divisa podrá usarse para realizar transacciones entre particulares y para hacer compras en establecimientos. También podrá cambiarse por moneda real con base en una tasa de cambio más o menos estable. Además, estará integrada en los servicios de mensajería WhatsApp y Messenger a partir de 2020.

 

El proyecto de la criptomoneda arrancó en 2017 y fue anunciado por primera vez en diciembre de 2018. Un termómetro de su adopción será qué tanto logra sus metas a 2020, cuando esperan tener unos 100 miembros en la alianza. Por ahora ha recibido un modesto aporte (US$ 10 millones cada una) de firmas como Uber, Visa, Mastercard y Pay Pal.

¿Cómo funciona?

Libra operará a través de la tecnología blockchain, de cadena de bloques, que genera registros en una red distribuida en la que diferentes nodos acceden a la información y cualquier modificación a los datos es visible para todos. En este caso, las 27 compañías (y las que se incorporen posteriormente) actuarán cada una como un nodo dentro de la red de distribución. 

Esto implica por una parte que Libra es una blockchain privada y no pública como la de bitcóin. Pero también que la criptomoneda eventualmente no dependerá directamente de la empresa de Mark Zuckerberg, sino que estará gestionada por un consorcio de empresas agrupadas bajo la Asociación Libra, que tendrá su sede en Ginebra (Suiza).

Además de Facebook, otros nombres que hacen parte de la lista de miembros fundadores son Vodafone, eBay, Spotify, Lyft, Booking Holdings y Mercado Libre. 

Según Martín Restrepo, fundador del laboratorio de innovación social Appiario y embajador de BitNation, una comunidad digital basada en intercambios y contratos basados en tokens, Libra llega en un momento en que las criptomonedas tienen el desafío de llegar a más personas.



Libra Facebook

“Hay que salir de las burbujas en las que están los cripto-inversionistas y entusiastas. Pasar de los early adopters y realmente habilitar usos que lleguen a las mayorías con menos fricción”, dijo Restrepo.

En su concepto, Libra se muestra como una plataforma de pagos que podría generar una mayor inclusión financiera, respaldada por la “estabilidad y confianza” que inspira una corporación como Facebook. "Es una criptomoneda que podría ayudar a acelerar esas adopciones e incentivar el desarrollo de ecosistemas de uso", apunta Restrepo.

Sin embargo, en un contexto de investigaciones por brechas de seguridad, filtración de datos y prácticas de privacidad cuestionadas, la relación de Libra y Calibra con la red social podría generar el efecto contrario. Poco después del anuncio, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, aseguró que la nueva criptomoneda planificada por Facebook enfrentará una estricta regulación y escrutinio por parte de los países del G-7. 

“Cualquier cosa que funcione en este mundo se volverá instantáneamente sistemática y tendrá que estar sujeta a los más altos estándares de regulación”, dijo.

Restrepo apunta que aspectos como el control que pueda ejercer Facebook o el hecho de ser una moneda sin una cantidad limitada podrían generar preocupación. Cree además que aunque el sistema suena a un modelo de gobernanza, donde los miembros tomarán decisiones en conjunto, “hay que trabajar por plataformas confiables que sean realmente distribuídas y no dependientes de grandes organizaciones”.

La oportunidad de Facebook

Si bien voceros de la red social dijeron durante la presentación que “la red social tendrá voz en la asociación como todos los otros miembros, ni más ni menos”, Facebook creará una subsidiaria financiera, llamada Calibra, que sí dependerá de la red social y en la que no participarán el resto de miembros fundadores de la asociación.

Libra no será respaldada por depósitos en oro, pero sí usará recursos “de baja volatibilidad” en bancos tradicionales. Esta es una de las diferencias más claras con bitcoin y otras criptomonedas, que no usan una reserva física. Por eso se habla de Libra como una ‘stablecoin’. 

En medio de la aparente euforia con la que fue recibido el anuncio, algunos analistas resaltaron el papel que Libra jugará en los planes de integración de la compañía, que ha buscado poco a poco hacer que Instagram, Messenger y WhatsApp puedan compartir información de los usuarios entre sí. 

A la luz de esos planes, Libra puede ser la piedra angular para que Facebook se consolide como un medio de interacción social y económica de alcance masivo, no muy lejano a lo que en China hace WeChat, propiedad del gigante tecnológico Tencent, y que es la aplicación más utilizada en el país más habitado del planeta en donde es a la vez aplicación de mensajería multimedia, microblog, pasarela de pagos y hasta documento de identidad. 

La supervisión a esta nueva moneda podría ser la clave para que su nacimiento y desarrollo no se vea plagado de escándalos que minen la confianza del público. Los controles adecuados al comienzo, podrían evitar crisis de confianza a lo largo del camino.


Fuente :El tiempo



Entorno Virtual 2019